Seleccionar página

Existe la creencia de que los mosquitos mueren durante el invierno. ¿Mito o realidad?

Pese a que en los meses de frío los mosquitos adultos reducen su actividad, si se encuentran en una casa conservan la temperatura de su interior. Sólo a muy baja temperatura, cerca de los 10 grados centígrados, los adultos se mueren pero los huevos son capaces de sobrevivir durante el invierno.

Se advierte que “los moscos hibernan –durante esta etapa del año, ya sea dentro de las viviendas o en lugares propicios para aguardar por su proliferación.” (Fuente)

Sin embargo, no se descarta la idea de la existencia de especies resistentes a las bajas temperaturas. Por ello te recomendamos no bajar la guardia durante esta época del año.

Si en el verano, con la tolerancia de la temperatura más alta, los insectos se sienten los dueños del universo, cuando empieza el frío su actividad desciende. Es entonces cuando parece que desaparecen pero muy probablemente se encuentren buscando un lugar más cálido, en los rincones de nuestra casa para pasar el invierno.

Los mosquitos también toman sus debidas precauciones, muchos de ellos ya saben que les queda poco tiempo de vida y, por ello, se ponen pesados (hablamos de su peso). Si los observamos de cerca, es como si les pesarán las alas y apenas pudieran soportar el peso de su cuerpo. En diciembre su actividad será casi nula, y los meses de más crudo invierno, ni aparecerán.

El comportamiento de los mosquitos durante el invierno dependerá de la zona en la que vivamos y las temperaturas. Cuanto más calor, más afluencia de insectos. Con el frío desaparecen.

¿Entonces estamos libres de los mosquitos durante la temporada de frío? La respuesta es no. Por este motivo es recomendable usar repelentes que nos protejan de los mosquitos, no podemos bajar la guardia durante estos días de otoño en los que aún quedan residuos del calor veraniego. Una buena protección para toda tu familia siempre es la mejor garantía.