Seleccionar página

Hay evidencia suficiente de que los humanos somos las víctimas predilectas de los mosquitos, pero no somos los únicos. Por si fuera poco, ellos también se alimentan de la sangre de tus mascotas.

La piel y pelo de tu perro sirve de protección contra las picaduras de los molestos mosquitos, sin embargo, hay zonas que quedan expuestas como el hocico, las orejas o las patas delanteras, convirtiéndose en el blanco ideal para nuestros diminutos “amigos”.

Aunque tu mascota no pueda decirlo, las picaduras de mosquitos también les ocasionan molestias, como intensa comezón. Lo más grave es que, al igual que a los humanos, les pueden transmitir serias enfermedades. No hay pruebas de que el dengue afecta a animales, hasta hoy es un virus adaptado únicamente para humanos. Pero sí pueden contagiarlos de otras graves enfermedades, como leishmaniosis y la enfermedad del gusano del corazón.

El mosquito flebotomo es el transmisor de la leishmaniosis, una enfermedad parasitaria grave que puede ocasionar la muerte de tu mascota, de no tratarse a tiempo. La segunda, dirofilariosis canina conocida como “los gusanos del corazón”, se trata de un parásito o gusano que vive en el cuerpo de tu perro y puede afectar sus pulmones, arterias y corazón.

¿Qué medidas puedes tomar para alejar a los mosquitos de tus mascotas?

– Evita pasear con tu perro en zonas muy húmedas o dónde se encuentre agua estancada.

– Mantén a tus mascotas en el interior de casa. Durante la mañana y al atardecer es cuando los mosquitos se encuentran más activos.

– Aplica un repelente para tu mascota. Ten en cuenta que por su olfato y otras características, no es recomendable aplicarle el mismo repelente que tú usas.

Nunca es exageración tomar medidas contra los mosquitos. Tú y tu familia, cuentan con la variedad de repelentes Bye Bites; para tu mascota, consulta con el veterinario la mejor alternativa de protección.